Aire respiratorio

El aire comprimido, además de sus numerosas aplicaciones en procesos de producción de diversas industrias, se puede usar como aire respiratorio. Naturalmente, para la ventilación humana se aplican los más altos criterios de pureza, que exigen una monitorización permanente. En principio, distinguimos entre el uso como aire respiratorio médico y el uso en el ámbito industrial.

Gas respiratorio en la industria

En la construcción de máquinas y automóviles, muchas actividades colindan con polvos, pinturas y aerosoles; en la industria química y farmacéutica, así como en instituciones de investigación, además, también tienen lugar en un entorno con sustancias mucho más peligrosas. Para que este tipo de sustancias no lleguen a las vías respiratorias de los trabajadores y provoquen riesgos para la salud, se usan máscaras respiratorias. En ocasiones, los trabajadores deben llevar incluso trajes protectores estancos y, por tanto, recibir gas respiratorio. Los valores de contenido de aceite residual y grado de sequedad del aire respiratorio están establecidos en la norma DIN EN 12021.

Aire respiratorio médico - Aer medicalis

El aire respiratorio médico, como medicamento, está sometido a las directivas de la Farmacopea Europea, así como a otras normas DIN porque la ventilación asistida de personas requiere la máxima sensibilidad y atención. Incluso las más mínimas impurezas del aire respiratorio pueden implicar un riesgo considerable para el bienestar de los pacientes. Las clínicas deben efectuar, especialmente, una monitorización permanente (24/7) que garantice que no se superen los límites estrictamente regulados en el aire respiratorio.

Otras aplicaciones