¿Por qué se utiliza el aire comprimido en producción?

El aire comprimido se produce por compresión del aire ambiente mediante compresores, y es una fuente de energía en la industria para el accionamiento de herramientas, maquinaria y un medio para los procesos de producción. Numerosos ejemplos del uso del aire comprimido se pueden encontrar en la sección Aplicaciones y Soluciones.

Pero, ¿por qué utilizar aire comprimido y no otros sistemas? Las respuesta es: porque no hay alternativa.

La electricidad parece la opción más obvia cuando se trata de impulsar máquinas o herramientas. Pero la electricidad supone un riesgo de seguridad considerable en muchos entornos de trabajo: suelos mojados, alta humedad, materiales explosivos, descargas eléctricas, etc. Debido a su flexibilidad, el aire comprimido también tiene la ventaja de tener una velocidad y un caudal variable; además, las herramientas permanecen frías y no se sobrecalientan. Por razones de diseño, las herramientas neumáticas son más ligeras que los aparatos eléctricos, y por lo tanto más ergonómicas y menos estresantes en su uso continuo, además requieren menos mantenimiento. Por otro lado, la calidad del aire comprimido contribuye significativamente a la vida útil de las herramientas.

El aire ambiente está compuesto por una mezcla de gases (78 % de nitrógeno, 21 % de oxígeno y 1 % de diferentes gases). En circunstancias normales, los humanos no somos conscientes del aire ambiente. El aire no se puede ver ni oler, y no tiene sabor. Sólo "contaminando" el aire ambiente con partículas, aerosoles, humedad y otras impurezas, el ser humano puede percibir el aire. Son precisamente estos componentes no deseados, y no siempre perceptibles, los que deben ser eliminados o reducidos significativamente y que hacen necesario el tratamiento del aire comprimido para lograr la calidad óptima para la aplicación respectiva, y por lo tanto, asegurar la calidad del producto.

Tratamiento de aire comprimido

El tratamiento incluye: refrigeración, filtración, secado, sistema de drenaje de condensado. Aunque el aire como medio de energía está disponible de forma prácticamente ilimitada, su calidad no es homogénea. El aire presenta diferencias en las distintas zonas climáticas debido a diferentes factores físicos (p. ej., humedad, contaminación, etc.). Hay que tener en cuenta esta circunstancia en el tratamiento del aire comprimido.

Descubrir más...

Aire comprimido libre de aceite y gérmenes

Es necesaria una protección efectiva contra la entrada de aceite en el sistema de aire comprimido y la seguridad de los procesos cuando los productos son delicados, como en el caso de los alimentos y medicamentos: hay que tener en cuenta las posibles interacciones. Hasta que no se armonizan con precisión los distintos componentes de generación, no se puede garantizar la calidad deseada para el aire comprimido. A menudo, también se subestiman las posibles fuentes de contaminación.

Descubrir más…

Aire comprimido y eficiencia energética

El aire y todos los gases tienen una propiedad importante: se pueden comprimir. Debido a esta propiedad y a su elevada disponibilidad, el aire comprimido es de gran importancia para la industria global. El aire comprimido es insustituible en muchas aplicaciones. El aire comprimido es una fuente secundaria de energía y siempre necesita energía externa, por lo que es un medio que genera muchos costes. La optimización reduce los costes de explotación mediante un tratamiento eficiente del aire comprimido, un dimensionamiento adecuado a la demanda y la monitorización de la energía.

Descubrir más…